>home | inicio
    >textos
    >ferias
    >proyectos
    >net.art
    >contacto 

Alfileres en la burbuja (Eugenie Scrase es mi amiga en Facebook)

Pinacoteca de Nuevo León. Abril - septiembre 2011

 

Por Marco Granados, curador de la exposición.*

I.- Era mediados de diciembre de 2009 y el episodio final de School of Saatchi, el primer reality show sobre arte contemporáneo, en la pantalla de televisión el rostro de Eugenie Scrase denotaba asombro sincero y un dejo de incredulidad ante la noticia que acababa de resultar ganadora. Sus grandes ojos verdes comunicaban que exponer en el Hermitage de San Petersburgo no era cualquier cosa.

De entonces a la fecha ha estado más concentrada en avanzar en sus estudios y estructurar las bases de una carrera artística que pueda sobreponerse al boom mediático que significó su vertiginosa ascensión al Olimpo artístico. A veces ni el padrinazgo del más hábil de los mecenas es suficiente. No dejemos que lado que Scrase ronda apenas los 20 años de edad.

El tema de la espectacularidad, de lo mediático –para bien o para mal– y de lo ingenuo, está delineado en la exposición desde la construcción de estereotipos (Damián Ontiveros), de la realidad exponenciada por los mass media (José López) así como el tema –muchas veces botín político– de lo sustentable (Baldomero Hernández) o desde una cierta estética en relación al tiempo (Laura Conde).

II.- En su cáustico glosario del Manual de Estilo del Arte Contemporáneo, del artista y teórico mexicano Pablo Helguera, define a la praxis pictórica así:

“Pintura: Medio que sistemáticamente se proclama como muerto, puesto que es muy útil como estrategia para garantizar que los precios se incrementen en un 25% después de cada resurrección (…) En la actualidad, la pintura se encuentra en su vigésimo séptima resurrección desde el ‘Cuadro blanco sobre blanco’ de Malevich”.

Más allá de la mordacidad de la frase y de los recovecos en los que evidentemente se mete la pintura al momento de ubicarse en un contexto como el del mercado y sus filias y animadversiones con el arte contemporáneo; está la circunstancia de que esas actas de defunción para la pintura cumplen ya más de 200 años, desde Hegel, pasando por Gombrich y hasta la quizás mas reciente hecha por Douglas Crimp a principios de los ochentas del siglo pasado.

Ahora bien y en un afán de justicia habrá que decir que lo que se ha terminado por detectar como muerto no es el discurso pictórico, sino el arte mismo. Entendiendo esto como un planteamiento que propone no la defunción del medio ni de las disciplinas que lo componen, sino de la forma en la que debemos de concebir, de leer y de definir el arte en su conjunto. Nuevos tiempos exigen nuevas definiciones.

La crisis del medio es revisada aquí de diferentes maneras, desde el ejercicio de búsqueda purista (Raúl Mirlo), la experimentación naif (Andrea Garza), desde la remanencia (Rigo Carrasco) o la recuperación y el género (Zyanya Antiga), así como de lo sicológico interdisciplinario (Eleonora Garza).

III.- Precisamente nuevas aproximaciones para con el acto creativo son las que propone Bill Drummond desde hace ya mucho tiempo. Replantear la existencia misma de las artes como una constante. Publicar, producir, tocar y debatir. Quemar un millón de libras o hacer música electrónica exitosa que luego entierra. Ya antes de su proyecto actual había cortado en 20 mil pedazos una obra de Richard Long para vender en un dólar cada fragmento, o propuesto “el día sin música” y la K Foundation.

De 1988 cuando junto con Jimmy Cauty publica The Manual (how to have a number one on the easy way), un irónico instructivo de cómo acceder a las listas de popularidad musical sin dinero, con pocas herramientas y usando más bien la intuición y perseverancia y hasta el día de hoy, que hace gira mundial con el proyecto The 17 que lo lleva por todos lados debatiendo respecto a la existencia o inexistencia de la música y de las artes y de todo acto humanista en la cotidianidad.

Así el acto creativo con sus múltiples relaciones lo abordan, desde la autorreferencialidad (Janersh), el cliché de estética rockera (Raúl Cerrillo) y la estridencia audiovisual (Carlos Olvera) o bien desde la impronta del diseño reciclado y efímero (Los Contratistas).

IV.- En la localidad el tema de las artes en lo general y de la pintura en lo particular sigue siendo escabroso, con un modesto arsenal de nombres de verdadero peso que salgan a defender el orgullo de la plástica nuevoleonesa, es importante si, ponderar que existen momentos y personajes a los cuales recurrir y salir bien librados. Aún así, en lo doméstico su avance y su inserción en este momento, es más bien pobre.

Desde hace tiempo y a partir de la profesionalización del arte han surgido cambios y, si bien muchas veces no necesariamente tienen relación con eso, lo planteo sólo como un momento coyuntural. Hay búsquedas, hay ejercicios y prácticas a ratos más arriesgadas, construidas desde perspectivas más globales e incluso de introspecciones que son conscientes del devenir contextual.

Alfileres en la burbuja plantea algunas preguntas, por ejemplo, ¿cuál es el porcentaje idóneo que deba tener entre mediático y conceptual un artista contemporáneo? Si los postulados del arte global nos llevan a reencontrarnos con la práctica pictórica, ¿merece la pena seguir debatiendo en torno a lo que deba mencionar su más reciente epitafio? O bien, ¿acaso siguen existiendo fórmulas de éxito automático aún en el campo de las artes? De ser así, ¿qué tan cercano está el espíritu del arte producido aquí en relación al correoso tejido social en el que nos tocó insertarnos?

Entonces la propuesta de esta exposición parte de esa premisa: cómo, de qué forma y quiénes son algunos artistas que usando la pintura como base, como sustento o hasta como pretexto hermenéutico están proponiendo otras formas de aproximarnos a esa praxis, esa que de tanto que la hemos querido matar, terminamos por volverla un zombie indestructible. Puntillas filosas que a ráfagas se aproximan a la gran burbuja.

 

 

* Marco Granados es curador, investigador y crítico de arte. Ha curado más de una treintena de exposiciones en museos, galerías y espacios emergentes de México, Estados Unidos, Colombia, Francia, España y China. Fue Subdirector de exposiciones durante el Forum Universal de las Culturas Monterrey 2007.


Raúl Cerrillo


Laura Conde

 

Semblanzas artistas Alfileres en la burbuja:

Andrea Garza (Monterrey, Nuevo León, 1988)
Licenciada en Artes Visuales y Mediáticas por el CEDIM, ha expuesto individual y colectivamente en Monterrey, Oaxaca y Ciudad de México entre otros.

Los objetos intervenidos y modificados para generar pinturas cuasi automáticas forman parte de su proyecto de titulación, ahora agrega además la representación de proceso como cierre del ciclo de cada pieza entablando una suerte de lenguaje visual expandido.

Baldomero Hernández (Allende, Coahuila, 1961)
Con estudios en arte y comunicación se ha hecho merecedor de múltiples premios a su pintura. Ha expuesto individual y colectivamente en México, Cuba, Estados Unidos y Francia, entre otros. Fundador de Laberintos un espacio en Internet que difunde las artes visuales.

Presenta un conjunto de obras en pequeño formato que reflexionan acerca del yo interno y de preocupaciones por el deterioro ecológico.

Carlos Olvera (Monterrey, Nuevo León, 1983)
Licenciado en Artes Visuales por la UANL. Ha expuesto en México y Estados Unidos. Ha obtenido diversas becas y reconocimientos a su obra. Actualmente vive en la Ciudad de México.

Haciendo uso de su imaginario de lo horroroso presenta lo mismo pintura que dibujo y sonidos todo dentro de un concepto global de corte indie zombie, si es que eso pudiera existir.

Los contratistas [Tomás Guereña, Isauro Huizar, Miguel Ángel Fuentes]
Es un colectivo de artistas flexible y con una línea de trabajo definida por y desde la calle. Han expuesto su obra, intervenciones en sitio específico y participado en festivales nacionales e internacionales.

Empáticos con su forma de operar, en esta ocasión recuperan diversos materiales preexistentes en la bodega de la institución y los reconstruyen para re significarlos.

Damian Ontiveros (Monterrey, Nuevo León, 1974)
Tiene estudios en diseño gráfico y artes visuales. Ha expuesto individualmente en Monterrey, Ciudad de México y Cuba; en colectivo ha participado en Bolivia, El Salvador, Argentina, Eslovaquia, Francia, Bélgica, España China y Corea del Sur. Ha sido becario y obtenido diversos premios a su obra. Como instructor de artes visuales ha impartido cursos y talleres especializados en Arte Contemporáneo desde 1997 para diferentes instituciones culturales y educativas.

Con Flying Tigers & Pancho Pistolas propone una reflexión en relación a la construcción de valores culturales y de estereotipos, visto con un sesgo historicista y lúdico.

Eleonora Garza (Monterrey, Nuevo León, 1954)
Con estudios en comunicación y arte; cuenta con exposiciones individuales y colectivas en México, Estados Unidos y Cuba. Ha sido acreedora de diversos reconocimientos a su trabajo. Vive y trabaja en Monterrey.

Presenta un par de piezas de una serie que aproxima la práctica pictórica con ejercicios sicológicos y con otras variables de corte científico desde una perspectiva más bien íntima.

José Guadalupe Mata, Janersh (Monterrey, Nuevo León, 1988)
Estudiante de artes y diseñador gráfico, hace grafitti e intervenciones en sitio.

The 17, su intervención sobre muro, establece una conexión con el proyecto homónimo de Bill Drummond, un agente provocador escocés, en el que se plantea la hipótesis de despertar un día y la música haya desaparecido, abriendo esto la posibilidad y necesidad de reaprenderla desde cero.

José López (Monterrey, Nuevo León, 1985)
Licenciado en Artes Visuales por la UANL. Cuenta con diversos reconocimientos a su trabajo. Ha expuesto en Monterrey y en Frankfurt, Alemania.

Con Caldo de cultivo, su obra reciente de estética naif, cuestiona los roles y estereotipos de la construcción social regiomontana.

Laura Conde (Monterrey, Nuevo León, 1983)
Estudió la Licenciatura en Artes Visuales en la UANL. Ha expuesto individualmente en Monterrey y Tijuana y colectivamente en Oaxaca.

Su obra en pequeños formatos e impecable factura se mueve entre la representación nostálgica de una estética antigua y la multirreferencialidad, añadiendo además un toque de cierta perversidad velada.

Raúl Cerrillo (México, Distrito Federal, 1977)
Estudió en la Escuela de Artes Plásticas La Esmeralda. Sus exposiciones individuales han recorrido distintas ciudades del país, mientras que en exposiciones colectivas sus piezas han viajado por México, Estados Unidos e Italia. Ha sido merecedor de varios premios. Actualmente vive y trabaja en Monterrey.

En esta ocasión presenta pintura en gran formato que alude a la estridencia de la música de rock pesado de una manera muy orgánica y enérgica.

Raúl Mirlo (Monterrey, Nuevo León,, 1985)
Estudiante en el CEDIM donde cursa la carrera de Licenciatura en Artes Visuales y Mediáticas. Ha expuesto en colectivas en México, España y Francia.

Sus negativos foto pictóricos son una aproximación y un ejercicio crítico del propio acto de pintar, en una especie de abstracción que refiere a los temas y motivos más recurrentes a través de la historia del arte.

Rigo Carrasco (Tiquicheo, Michoacán, 1968)
Autodidacta. Ha expuesto en México y Estados Unidos. Trabaja con un par de galerías en México D.F. y Monterrey.

Aquí presenta obras de la serie Evidencia que hacen una revisión a su propio acto de pintar al fragmentar la pintura y volverla a aplicar sobre otra superficie. Asimismo construye una obsesiva instalación a muro y piso con esos mismos fragmentos de pintura.

Zyanya Antiga (México, Distrito Federal, 1984)
Licenciada en Artes Visuales por la UANL. Ha expuesto individual y colectivamente en Monterrey y en otras ciudades de México.

Su trabajo se centra en la recuperación del material usado en su práctica pictórica y en viñetas que cuestionan la cosificación de la figura femenina en los pasquines de consumo masivo en los estratos populares.


© 2011 // laberintos